El Corcho

 

corcho crudo

El corcho es un tejido protector de los tallos y de las raíces viejas, producido por el anillo generador suberofelodérmico. Las células de este tejido se impregnan de suberina, lo que las hace impermeables. El corcho se forma en capas más o menos espesas según las especies (muy espesas en el caso del alcornoque); las capas externas pueden desprenderse en láminas o persistir, después de horadarse, para formar el ritidoma.

Al corcho joven se le forman unos pequeños orificios, lenticelas, que desempeñan el papel de estomas de los tejidos epidérmicos primarios.

El alcornoque presenta la particularidad de volver a formar su capa protectora cuando ésta le ha sido quitada; además, si esta operación se efectúa en el momento de la circulación de la savia, se forma de manera regular un corcho fino y homogéneo.

  • Industria
  • Proceso de Transformación
  • Historia
  • ASECOR

INDUSTRIA DEL CORCHO

La industria del corcho es la base económica de San Vicente de Alcántara desde mediados del S.XIX, dando empleo a una gran parte de la población desde entonces.

En la actualidad, Extremadura es la segunda región española en superficie de alcornocal y la mayoría de las fáricas de preparación y transformación del corcho, se encuentran en San Vicente, contando con más de cuarenta empresas de este producto natural en activo. La gran mayoría de ellas se dedicandas a la preparación del corcho en plancha, y también a la transformación en tapón natural, disco natural y tapón aglomerado.

Se trata de una labor artesanal totalmente sostenible, respetuosa con el medio en el que vive el alcornoque, es por eso que  el uso del tapón de corcho nos lleva a proteger la dehesa y el bosque mediterráneo, donde viven gran variedad de aves, la mayoría de ellas en peligro de extinción.

¿POR QUÉ UN TAPÓN DE CORCHO?

El corcho es, en la actualidad, el mejor sistema para taponamiento de botellas gracias a sus incomparables peculiaridades. Su elasticidad, impermeabilidad e incorruptibilidad dejan que el vino respire pero no se oxide y ayuda a la conservación de todas las propiedades de éste. Para fabricar un tapón de corcho no hace falta cortar el alcornoque,
el árbol seguirá generando corcho tras su saca, con lo que contribuimos a la preservación del medio ambiente, conservando espacios naturales únicos en los cuales pueden habitar hasta más de 400 especies, entre animales y vegetales, de nuestros preciados bosques mediterráneos.

PROCESOS:

1. Descorche o saca del corcho:

Consiste en extraer el corcho del alcornoque. Sólo se puede hacer durante los meses de verano, que es cuando las células, aún no engrosadas, permiten una fácil separación del tronco. El primer descorche se hace cuando el alcornoque tiene entre 25 o 30 años, o su tronco un grosor de 30 a 40 cm y no se suele sobrepasar el 1,30 m de altura de saca. A este primer corcho se lo denomina bornizo y no tiene calidad suficiente para poder convertirse en tapón natural de una pieza, con lo que será llevado a moler (también lo usamos para hacer belenes en Navidad).
Ahora, cada 9 años, podremos sacar el corcho del alcornoque. La saca, para no dañar al árbol, sólo la pueden realizar obreros especializados llamados sacaores. Utilizan el hacha corchera, aunque hoy en día existen máquinas manuales para descorchar. Van realizando cortes verticales y horizontales que ayudan a que se desprenda. Después se acarrea el corcho en tractores para juntarlos en un mismo sitio, donde se apila, para que el camión lo lleve a la fábrica.

2. Industria preparadora

Una vez en la fábrica, el primer paso es el reposo en el patio al aire libre durante unos meses. A continuación, se cuece en una caldera a 100ºC durante 90 minutos, sólo con agua, sin detergentes. Este proceso hace que el corcho adquiera elasticidad y grosor y lo limpia de impurezas.Ahora hay que recortar las partes más irregulares de la plancha con la cuchilla, los mismos obreros harán una clasificación por grosores y calidades.

Este es el primer paso para saber qué corcho va a poder transformarse en qué tipo de tapón.

3. Industria transformadora

Para obtener el tapón natural de una pieza trabajamos con planchas de corcho natural. Lo primero que se hace es un rebaneo, en el que se cortan las planchas en tiras llamadas rebanadas, que pasarán a una máquina perforadora la cual, mediante una gubia (cuchilla en forma de tubo), va perforando y empujando los tapones fuera de la rebanada. Lo siguiente es el desleñado, donde se separan los tapones con grandes defectos y a continuación son escogidos por calidades. Luego el tapón se va a una secadora, a un pulido y lijado para que todos sean uniformes, se lavan y suavizan con parafina especial para facilitar la introducción y descorche en la botella. Y como final, se marcará el tapón con el nombre de la bodega correspondiente.

Todo el corcho que no sirva para hacer un tapón natural y los restos del proceso de obtención del mismo pasarán a los molinos donde se triturarán en distintos grosores para la obtención de varios productos. El más demandado es el tapón de aglomerado, pero no olvidemos las planchas de aislamiento para la construcción, así como para calzado, automoción, etc.

Para obtener un tapón de aglomerado, una vez molido el corcho, se seca, se mezcla con aglutinantes especiales y se hacen barras (extrusión), para después cortarlas y hacerlas tapón, o bien se hacen directamente por molde, con una máquina que va haciendo tapón a tapón.

Con este proceso se obtienen tapones de aglomerado ideales para vinos jóvenes y para el cava.

Las planchas de corcho natural delgadas pueden ser usadas para hacer discos. Estos discos son utilizados para ciertos tapones de aglomerado. Se pegan en los extremos del tapón, para que sea el corcho natural el que esté en contacto con el líquido. Esto ocurre, por ejemplo, con los tapones de cava, en los cuales la mayor parte es de aglomerado y el final del tapón son dos discos de corcho natural. La forma de seta que vemos se origina cuando se mete el tapón en la botella debido a la presión.

A cada tapón, su vino. Natural.- Vinos de excelente calidad, reservas y grandes reservas. Natural o aglomerado con corona.- Vinos de Jerez y similares, Whisky, Aceites, Ron, Brandy, Cognac, etc. Tapón técnico y multipieza .- Vinos jóvenes y crianzas. Cava.- Vinos espumosos, cava, champagne y sidra. Aglomerado cilíndrico.- Vino joven de rápido consumo.

museo-694x1024La Industria del Corcho llegó a Extremadura en 1845, con la expansión de empresas catalanas al resto de la Península Ibérica, produciéndose los primeros asentamientos en Jerez de los Caballeros y Alburquerque.

En 1858 se establece la primera industria corchera en San Vicente de Alcántara, de la mano de Pedro Moreno, un socio de una casa inglesa que se dedicaba a la comercialización del producto, sin embargo, fue en 1872 cuando se instaló la primera fábrica que dio origen a la industria posterior, se trata de la llamada Fábrica del Inglés, su primer propietario fue Henry Bucknall. La llegada del ferrocarril a San Vicente en 1880, supuso un gran impulso para la industria del corcho. En 1888, George Robinson, cuyo nombre se encuentra aún grabado en la portada de la fábrica, la compra a su compatriota, llegó a tener muchos empleados, y abarcaba toda la producción, desde la extracción del corcho hasta su transformación en tapón. Finalmente, en 1902, dejó su actividad en San Vicente.

Por esta época había familias sanvicenteñas que se animaban a poner sus propias empresas familiares, se les llamaba “bolicheros”.

En 1952, tras la crisis por la Guerra Civil, el corcho se revaloriza, se instalaron varias empresas catalanas en San Vicente, y algunas familias se animaron a seguir abriendo sus propias empresas. En este momento empieza también a regularse el sector. En 1980 se creó La Agrupación Sanvicenteña de Empresarios del Corcho, (ASECOR), suponiendo a partir de ese momento, el mayor impulso que desde la localidad se realiza en la búsqueda de la mejor calidad del corcho.

Hoy en día, Extremadura es la segunda  Comunidad Autónoma española en producción de corcho, y cerca del 65% de esa producción se concentra en San Vicente. Estas industrias se dedican a la preparación del corcho en plancha en su mayoría, y a la producción de tapón natural, disco natural y tapón aglomerado.

Agrupación Sanvicenteña de Empresarios del Corcho.

La Agrupación Sanvicenteña de Empresarios del Corcho (ASECOR), se crea en Marzo de 1980, desde su constitución tiene como objetivo la promoción socio-cultural y económica del Sector del Corcho, representando, gestionando y defendiendo los intereses de las empresas corcheras.

Se constituye en Cluster del Sector del Corcho de Extremadura,   en  Noviembre de 2007, con el fin de propulsar  las relaciones de cooperación entre las empresas del sector así como de otros actores del entorno como los propietarios o los bodegueros, y conseguir  competir más y mejor en un mercado cada vez más globalizado. Además en 2008, es inscrita en el registro especial de Asociaciones Empresariales Innovadoras del Ministerio de Industria, quedando mencionada en el registro como Agrupación Empresarial Innovadora de Empresas del Corcho. 

Nuestra Sede se encuentra en la localidad extremeña de San Vicente de Alcántara, en la provincia de Badajoz,

reconocida internacionalmente como Capital Nacional del Corcho y ubicada en la falda de la Sierra de San Pedro, considerado uno de los parajes naturales donde se produce el corcho de mayor calidad del mundo.

Asecor, hoy en día, es una de las organizaciones empresariales más importantes del Sector del Corcho, agrupa prácticamente la totalidad de empresas extremeñas y de empresas nacionales. Forma parte de la Federación Nacional de Asociaciones Corcheras - FEDACOR, de la Red Europea de Territorios Corcheros - RETECORK y de la Confederación Europea del Corcho -C.E.LÍEGE.

Actualmente  cuenta con 53 empresas afiliadas del sector del corcho, de las provincias de Badajoz, Cáceres, Castellón, Gerona, Navarra, Toledo, Salamanca, Ourense, Ciudad Real, Cádiz, Huelva y Sevilla.  Toda ellas unidas con un fin común: La Defensa de un Producto 100% Natural.